7 diciembre, 2022
Interes General

Reabrieron los bares emblemáticos de la Ciudad de Buenos Aires

Luego de meses de permanecer cerrados por la pandemia, reabrieron los bares emblemáticos de la ciudad.

Son los bares históricos, ubicados en la Ciudad de Buenos Aires, que luego de tantos meses de permanecer cerrados por el ASPO, igualmente lograron resistir a y volvieron a abrir en esta nueva normalidad.

Los bares son: el Roma de La Boca; el Británico en San Telmo; El Progreso, en Barracas; y el Varela Varelita, en Palermo.

Uno de ellos es el famoso Café Roma, que se encuentra en avenida Almirante Brown, esquina Olavarría, del barrio de La Boca.  En diálogo con el diario Tiempo Argentino, Antonella Randazzo, tercera generación al frente del bar, dijo: “Fue durísimo, pero acá estamos de nuevo. Por nuestra historia, por el barrio, por los trabajadores y los parroquianos”.

Y agregó: “Primero mis abuelos, después mi viejo y mi tío. Ahora, justo en plena pandemia, nos hicimos cargo con mi hermana. No podía morir, sobre todo por lo que significa para el alma del barrio. La gente mayor viene y te cuenta historias. Recién un señor me comentó que sus abuelos llegaron a la Argentina en el mismo barco que mis bisabuelos. Somos familia y la vamos a pelear juntos”.

Por su parte, César Moreno, de El Progreso, ubicado en la ochava de California y avenida Montes de Oca, en Barracas, explicó: “Minutas y café. Ni sushi, ni shawarma y menos pizza. Acá rescato la comida que hizo mi vieja toda la vida. Esa es la esencia, aunque rinda menos en estos tiempos fuleros. Es la tradición y me voy a morir con las botas puestas”.

César comenta. “Vivíamos toda la familia en la piecita del fondo. Este salón fue mi living, mi lugar de estudio, mi cocina, mi vida”, y añade que “Si el 15 de marzo me decían lo que se venía, esto estaba cerrado hace rato. Lo aguantamos a fuerza de trabajo y porque tengo otros ingresos. Soy ingeniero y el bar me aguantó cuando estudiaba. Ahora lo tengo que bancar yo”. Frente al Parque Lezama, en Brasil y Defensa, está el bar El Británico. Norberto, responsable del mismo, le cuenta a Tiempo Argentino que “Mirá esta pastafrola, la torta de ricota, los panes caseros. Con la pandemia, le tuvimos que meter a la pastelería y panadería al paso. Mucha comida. En la época vieja del bar, cuando lo manejaban los gallegos, el Británico era lugar más de escabio”.

Muchos de los locales que ya antes de la pandemia funcionaban con la modalidad “mesitas en la calle”, de Recoleta a Villa Ortúzar, de Barracas a Chacarita fueron  más de dos docenas la cantidad de barrios porteños que quisieron volver a animarse. Durante largos meses y todos los bares comenzaron el día con una sonrisa en los labios. Los dueños, porque la rueda comenzaría al fin a girar y, los mozos, se encontrarían con sus clientes de siempre, esos amigos de la rutina que les regala el oficio de años. Sin embargo el día no ayudó mucho para un cafecito en la vereda: viento, nubes, frío… no importa! Unos cuantos se hundieron el gorro hasta las orejas y salieron igual. Las amigas de 50 plus se sacaron la selfie de un momento inolvidable y los matrimonios se tomaron un recreo al encierro y fueron a brindar con un cortadito. “Yo recorrí toda la Avenida Rivadavía, desde Caballito hasta Floresta y vi bastante gente. Aunque haga frío, los cachorros salen desesperados cuando les abren la puerta”.

Los inspectores del Gobierno de la Ciudad andaban como agrimensores midiendo la distancia entre mesas, oteando las instalaciones, solicitando permisos de habilitación y dando recomendaciones. Preguntaban si funcionaban los posnet, si había que desinfectarlo con agua y alcohol, si los mozos ya tenían su kit de protección personal y si una mampara separaba el mostrador de los clientes, en muchos de los locales.

En tanto, Javier Giménez, del bar Varela Valerita, recuerda: “Estoy desde el ’92, arranqué como mozo y ahora tengo una parte del bar. Pasé por todas: devaluaciones, 2001, pero nada como este escenario. Fue ir a cero, muy duro. Sobrevivimos por el paliativo del ATP y la mano solidaria de los clientes. Seguimos de pie, no es poca cosa”.

 

Related posts

Villa Crespo: Protesta contra la apertura de un estadio

MIRÁ BUENOS AIRES

En 2018 removieron 78 autos abandonados en Boedo y Almagro

MIRÁ BUENOS AIRES

El Ministro Quirós insistió en evitar los sitios “supercontagiadores”

MIRÁ BUENOS AIRES