21 febrero, 2024
  • Inicio
  • Cultura
  • Se presenta en “Cuántica” nuevas aproximaciones al hábitat, con Inteligencia artifical
Cultura

Se presenta en “Cuántica” nuevas aproximaciones al hábitat, con Inteligencia artifical

Con obras multimedia, videoinstalaciones, música y fotografía, la artista interdisciplinaria 
Fabiana Barreda expone hasta el 15 de diciembre la muestra “

Cuántica – Seven Avatar Ecosistemas Virtuales” desde donde explora la realidad psíquica en tanto realidad tecnológica a partir de la creación de una naturaleza artificial como hábitat, en la galería OdA.

La exposición retrospectiva que se centra en la búsqueda y propuesta de un hábitat, llegando a incursionar en la inteligencia artificial como soporte creativo y cierra el ciclo anual de exposiciones de la galería de arte contemporáneo de la calle Paraná 759 del barrio de Recoleta, en Buenos Aires.

En el marco del proyecto “Seven Avatar – Ecosistemas virtuales” Barreda (Buenos Aires, 1967) presenta “Cuántica. Urbanismo generativo Femenino. Urbanismo Orquídea”, que cuenta con la curaduría de Rodrigo Alonso y desarrolla una serie de obras multimedia, videoinstalaciones, música, esculturas de acrílico y fotografía, desde donde la artista y psicóloga investiga “la realidad psíquica como realidad tecnológica creando una naturaleza artificial como hábitat”.

Por otro lado, la investigación está centrada en las nuevas formas de existencia en base a siete ejes de obra como son el urbanismo generativo Femenino – Urbanismo Orquídea, la naturaleza artificial, ecosistemas virtuales; “drone performance”; arquitecturas digitales; el cuerpo como mapping y realidad aumentada; autorretratos por tracking facial, y la teoría y creación de conocimiento desde la matriz de obra.

“Es una muestra retrospectiva porque tiene obras desde la primera época donde trabajaba con las maquetas de la Casa Rosada hasta una obra más reciente donde trabaja cómo las tecnologías van atravesando el cuerpo, las redes sociales”, indica Alonso a Télam en referencia al trabajo con drones y performance que desarrolla Barreda por lo menos desde 2007 cuando la artista participó en la Bienal del Fin del Mundo en Ushuaia.

“Esta trabajando con la tecnología más de avanzada y cómo eso va transformando la sociedad”, agrega sobre la artista que si bien se maneja en la periferia de la escena artística viene desarrollando una obra continua desde los años noventa.

“Ella tiene una tesis de cómo se va transformando el hábitat humano desde el módulo más pequeño que es el módulo casa (el hogar, lo cotidiano), hasta el módulo más grande que es la sociedad, y va planteando como los distintos momentos históricos fueron requiriendo distintas soluciones para pensar esos espacios”, dice el curador.

Esa transformación es atravesada en la obra de Barreda “con un eje en lo femenino que se fue haciendo cada vez más fuerte en los últimos años”, siendo “muy importante hoy la cuestión de lo tecnológico y cómo ésto nos introduce en un universo completamente diferente”, indica Alonso.

Una de las instalaciones presenta este acercamiento al uso de la inteligencia artificial, “donde se ve cómo los nodos van creciendo o bajando tomando como referencia el crecimiento de una orquídea, una planta epifita del Amazonas, como referencia para pensar los crecimientos urbanos”, dice Barreda sobre el desarrollo visual que puede observarse en una pantalla. La obra fue desarrollada con el programa de código abierto Blender a partir de poner en relación distintos nodos conectados que indican “un crecimiento” emulador al de la planta.

“Me interesaba la orquídea porque simboliza esas plantas que pueden ser entidades humanas, tienen esa ambigüedad formal, florecen cuando ellas quieren, y es muy erótica. Mi obra también es sensual: son los desnudos, el cuerpo, los chakras. Entonces, quería equiparar el cuerpo, la vida, la tabla periódica de los elementos”, comenta, pero aplicado a las “funciones vitales”, porque “tiene que haber una política sobre la tecnología” que se aleje del temor y “de la cual apropiar esos lenguajes desde un modelo humanista”.

Planteada desde el urbanismo generativo, el proyecto molécula “muestra la regeneración a partir de los patrones de la vida con inteligencia artificial con el estudio de los urbanismos, con el estudio del cuerpo, pero de una manera integrada”.

En “Cuántica” desarrolla tres ejes de obras y trabaja “con los conceptos de proyecto hábitat” desde la pieza “Mi hogar son las líneas de mis manos”.

La pequeña casita de acrílico colocada sobre la palma de la mano conecta, desde su concepción, con el corazón y “se resignifica como un modulor emocional”, desde el cual desarrolla una “historia de la arquitectura que va desde las tecnologías mediáticas” como en la que presenta su avatar dialogando con objetos reales y virtuales, explica Barreda.

A su vez, refiere sobre las casas históricas que recrea es un “volver a construir la noción de hogar y vincularlo al concepto de Nación como construcción utópica de un futuro mejor”, aunque los parámetros están “pensados desde lo sustentable y biológico”.

En la muestra están también fotos del mar y fotoperformances de deseos dibujados sobre cuerpos: ¿cuál ese deseo de hogar?, porque para Barreda “el arte construye futuro”, y la muestra retrata ese “cambio de paradigma que estamos viviendo”.

Related posts

HOMERO MANZI: El Poeta del Tango y mucho más…

MIRÁ BUENOS AIRES

¡Convocatoria abierta! – Participación Cultural – Mecenazgo

MIRÁ BUENOS AIRES

En el Bellas Artes se presentan más de 30 obras de Picasso a medio siglo de su fallecimiento

MIRÁ BUENOS AIRES