7 diciembre, 2022
Sociedad

La maestra jardinera que vuela en globo aerostático

Leticia Márquez es experta en globos aerostáticos, hace un año, flotó a 300 metros de altura, y se luce en distintas exhibiciones.

Ella se llama Leticia, tiene 59 años, tiene una vida agradable y familia, pero es hace 5 años piloto comercial de globos aerostáticos. Pero esta vez, el vuelo, fue para dar un mensaje en defensa del medio ambiente, ya que no usó combustible, solo se elevó con energía, viento y sol. Este es el primer vuelo solar comando por una mujer, parece un cuento de aventuras, pero Leticia logro volar y cumplir su sueño, a 300 metros de las Salinas Grandes de Jujuy, que está a 4000, metros del nivel del mar, ella flota sobre el océano, en un globo enorme sin canasta sino atado a un arnés.

Es maestra jardinera, y eso la hizo al leer historias a los infantes, no te tener límites para su imaginación en cuanto aventuras en su globo. Comenzó cuando estaba por jubilarse, ejerció durante 30 años esta profesión, mientras pasaron los años veía a su marido también piloto con la alegría que volvía de cada aventura. Empezó a estudiar sobre el tema, leyendo libros técnicos sobre presión del aire, cuerdas, envolturas, activación del quemador, comportamiento del gas propano, vientos, dejando atrás libros de la psicología de niños.

Leticia es supervisada en un intento por cumplir el sueño de ella y el arquitecto Tomas Saraceno, en que pueda crear un globo que no necesite combustible para volar, entonces surgió el proyecto denominado” Aerocene Pacha”mide 3000 metros cúbicos y solo vuela con la energía del solar, tiene, telas ligeras color negras que hacen que se absorba más la luz solar. Por eso necesita de Leticia, por su creatividad, por ser innovadora y tener conciencia ambiental, y le hizo la propuesta a ella, donde tenía que montarse un globo solar en la espalda y volar bajo un océano de aire.

En las exhibiciones en el marco de la Pandemia, Leticia cuenta que se hacen en Luján, las personas se quedan en sus autos y desde ahí ven a los 6 globos que se inflan esperando ráfagas de viento para poder comenzar a volar. Leticia dijo lo siguiente: “Volar es una experiencia hermosa, intensa, tranquila cuando estás arriba, demandante en cada detalle, pero siempre con paisajes y naturaleza en 360 grados

El mensaje del globo de Leicia decía: “El agua y el viento valen más que el litio” “NO al litio, no a la contaminación” siendo un mensaje muy comprometido ya que es la mayor explotación del mineral, porque es usada para las baterías de autos eléctricos, celulares, computadoras entre otros.

Podría tratarse de un cuento infantil sacado de una aventura y a su vez ambientado en la dimensión cósmica, pero es una crónica real de lo que sucedió hace un año, cuando se registró el primer vuelo solar humano al comando de una mujer. Fue una proeza que implicó un mensaje en defensa del medio ambiente: el globo que llevaba a la primera piloto argentina de esta categoría se elevó con la energía del viento y del sol, sin usar ni una gota de combustibles sólidos, sumándose al paisaje de la naturaleza.

Leticia Marqués, fué maestra jardinera, ahora con cuatro nietos y una vida más que interesante, porque desde hace cinco años es piloto comercial de globos aerostáticos. Empezó a pasear por las alturas cuando estaba por jubilarse de su otra pasión, la enseñanza en el jardín de infantes, que también le permitía narrar gestas heroicas y estirar hasta el infinito los límites de la imaginación. Ejerció 30 años en la Ciudad de Buenos Aires como maestra jardinera, mientras veía de reojo el entusiasmo con que volvía su marido Carlos, también piloto, de cada amanecer flotante. La salida del sol es uno de los mejores momentos para volar y mirar el horizonte, dicen los que andan por cielos espumosos de neblina.

Hizo a un lado los libros de Anna Freud que la ayudaron a comprender la psicología de los niños y pasó a leer volúmenes técnicos sobre presión del aire, cuerdas, envolturas, activación del quemador, comportamiento del gas propano, vientos. Y a medida que incorporaba conceptos propios de Julio Verne, comenzó a despegar. Y cuenta que volar en globo, posee una historia en la Argentina. En 1810 un hombre holandés, pidió a la Junta Provisional Gubernativa, una cantidad de pesos para poder construir un aerostato, (se les llama así a las naves con gas más ligero que el aire y eso les permite poder volar). Según los documentales, el aparato iba a ser hecho volar, con remos y un timón viajar entre las nubes.

Related posts

Enfermeros en lucha para que los incluyan en la ley de profesionales de la salud

MIRÁ BUENOS AIRES

Kicillof: “La educación pública nos salva”

MIRÁ BUENOS AIRES

Llega el Mundial Qatar 2022 a DeporTV

MIRÁ BUENOS AIRES