5 diciembre, 2022
Interes General

La importancia de sentirse a gusto en el trabajo

Es de mucha importancia, que las personas se sientan a gusto en su trabajo, aunque a veces parece difícil lograrlo, no es imposible.

Además de la cuestión económica, los empleados también valoran y mucho el clima laboral en donde se desempeñan.

Los profesionales de Recursos Humanos, lo que se llama “Salario Emocional” centra una serie de razonas, no económicas, pero que son muy relevantes, y conllevan a que las personas trabajen contentas y motivadas.

Se sabe que una persona trabaja más de 40 horas semanales en promedio, algunas menos, algunas más. Alguna de ellas a concluir el horario se desconectan automáticamente del trabajo, pero otras no pueden hacerlo, por lo que no tienen la posibilidad de distenderse y/o disfrutar de sus otras actividades personales.

Según expresó Diego Ortega, especialista en RRHH: “Definimos el salario emocional como un conjunto de razones no monetarias por las que toda persona trabaja contenta y motivada, permitiendo compaginar y conciliar su vida profesional y la personal de la forma más cómoda posible para cada uno, ya que tales razones inciden directamente en el nivel de compromiso y motivación de las personas”. Por tal motivo es tan importante el salario emocional.

“En un día a día laboral, donde se comparte gran parte del tiempo con diversas personas que tienen distintos gustos y personalidades, hacen que se produzca una mezcla de sentimientos muy intensos, lo que conlleva a un desgaste emocional, sin embargo, es posible lograr un equilibrio a través de diversas herramientas, por ejemplo el reconocimiento de logros y el trabajo bien hecho. Un feedback hacia el empleado, es fundamental para conseguir incrementar la motivación del mismo en la organización”, advierte Ortega.

Por otro lado, Carlos Contino, también de RRHH, lo relativo al clima laboral,  equivale a retribuciones no económicas que lleva adelante una empresa con la idea de impactar positivamente en el clima organizacional: “Básicamente no tienen una importante significación económica, apuntan a mejorar la calidad de vida laboral”.

“Hubo un tiempo en el que la gente pensaba que el dinero era el aspecto más importante al decidir un trabajo. Pero eso está cambiando. No decimos que el dinero ya no es importante, decimos que con eso solo no alcanza. Las personas somos seres emocionales, por lo que la fidelización viene de la mano de aspectos que trascienden lo estrictamente económico. Las empresas toman nota de esto y actúan en consecuencia ya que solo dan lo mejor de su talento cuando están en ambientes laborales positivos, en un ambiente de bienestar”, manifestó Contino.

Según diferentes estudios le han puesto cifra: los/as trabajadores/as son hasta un 12 % más productivos si están valorados. No obstante, mantener esta productividad cuesta retenerla ya que estos estudios aseguran que se pierde a los seis meses en el trabajo. Las empresas que experimentan un mayor grado de satisfacción laboral, por otro lado, imparten diferentes acciones formativas para retener la motivación provocando una mayor productividad: si ganan más tus empleados/as en bienestar, los beneficios serán claros en la empresa en cuestión.

Una trabajadora o trabajador no valorado se sentirá sin ánimo, decaído, a la defensiva, frustrado y sin ganas de emprender nuevos proyectos. Las posibles causas, además de la actitud del jefe/a o de su propia autoestima, pueden venir de la mano de un salario no acorde con su trabajo o con una carga laboral importante de estrés o presión laboral.

La pregunta final sería ¿Cómo repercute en la empresa no sentirse valorado en el trabajo? Además de una lógica menor productividad, este tipo de trabajadores/as no realizan nuevas ideas al importarle menos la empresa. Por otro lado, al no sentirse valorado en el trabajo, corre el riesgo de una marcha y que la competencia valore al empleado/a. También importante es la imagen de la empresa, que se verá dañada porque no consigue atraer a personas valiosas y a partir de allí aumenta su nivel de producción y trabajo.

Detallamos algunos de los ítems que más les importa a los empleados relacionados al “salario emocional”: flexibilidad horaria, días libres, retirarse más temprano los viernes, días de cumpleaños, ropa casual, etc.

 

Related posts

Alberto Fernández recordó a Ruiz Guiñazú y destacó su “defensa de los Derechos Humanos”

MIRÁ BUENOS AIRES

La mayor cantidad de multas de la ciudad se registró en la Avenida General Paz

MIRÁ BUENOS AIRES

Matías Ola, el nadador argentino que intentó cruzar el Canal de la Mancha

MIRÁ BUENOS AIRES