17 abril, 2024
  • Inicio
  • Sociedad
  • Cómo restauraron la Bandera de Macha que identificó al ejército de Belgrano en el Alto Perú
Sociedad

Cómo restauraron la Bandera de Macha que identificó al ejército de Belgrano en el Alto Perú

El Ministerio de Cultura recordó hoy, en el Día de la Bandera, la restauración de la Bandera de Macha que perteneció al ejército que hizo la campaña del Alto Perú al mando del general Manuel Belgrano y actualmente forma parte del patrimonio del Museo Histórico Nacional (MHN) donde se exhibe desde el Bicentenario de la Revolución de Mayo y afirmaron que es una de las banderas más antiguas que se conservan.

La historia comenzó en 1883 cuando el padre Martín Castro, en Titiri, quitó dos telas enrolladas que rodeaban unos cuadros: las telas, de color celeste y blanca, resultaron ser banderas.

Titiri es un paraje de la localidad de Macha, actual Bolivia, donde Manuel Belgrano montó su cuartel general tras la batalla de Vilcapugio.

Según los indígenas de la zona a quienes se consultó luego del hallazgo, fue el cura Juan de Dios Aranívar, amigo de Belgrano, quien escondió las banderas tras la retirada del ejército revolucionario.

Por su gran tamaño, se supone que las banderas encontradas no se llevaban a la batalla, sino que quedaban fijas como banderas de artillería o para indicar el lugar de reunión de los ejércitos.

Desde 1896, el MHN conserva una de esas banderas, la que tiene los colores ordenados como la actual bandera nacional.

La otra, blanca celeste blanca, se encuentra en el Museo Casa de la Libertad de Sucre (Bolivia) y, según explicaron, que los colores estuvieran en distinto lugar es una muestra de que lo que “importaba eran los colores para que los ejércitos pudieran identificarse”.

Probablemente, la bandera estuvo en exhibición desde que ingresó al museo, pero por desconocimiento de la época, las condiciones ambientales y de iluminación no fueron las adecuadas y, por ejemplo, recibió la radiación por iluminación natural durante muchos años, lo que le provocó daños irreversibles como fragilidad estructural, ataque de insectos y alteración cromática general.

En ese contexto, el MHN diseñó un proyecto para la restauración y puesta en valor de la Bandera de Macha, que se llevó a cabo entre junio de 2007 y diciembre del 2009, y terminó con la exhibición en una vitrina nueva realizada de acuerdo a normas de conservación, en mayo de 2010 para el festejo del Bicentenario de la Revolución de Mayo.

El proyecto estuvo a cargo de las restauradoras textiles Patricia Lissa y María Pía Tamborini, y las asistentes fueron tres alumnas de la Carrera de Conservación y Restauración de la Universidad del Museo Social Argentino (UMSA), María Sol Barcalde, Laura Solazzi e Ivana Rigacci.

La idea del tratamiento era estabilizar al textil, y para conseguir ese objetivo se siguieron los criterios de restauración de mínima intervención, reversibilidad y la utilización de materiales estables de conservación.

También, consolidarla para darle estabilidad física estructural y la lectura estética apropiada para su exhibición en condiciones adecuadas.

Para hacer la restauración, se montó un taller dentro del museo, con una ventana de vidrio abierta a las salas para que el público pudiera observar el proceso.

Durante la etapa 1, se realizó el descolgado y desmontaje del marco de exhibición, remoción del forro trasero y limpieza superficial.

Posteriormente, se documentaron fotográficamente los deterioros antes de proceder a descoser y retirar el forro que se rasgó totalmente.

En la etapa 2, fue posible evaluar la dimensión del deterioro una vez retirado el forro trasero que permitió separar las franjas para su consolidación por separado sobre una nueva tela de soporte al tono de cada una.

La etapa 3 significó la consolidación individual de cada franja con hilo de seda “encapsulando” los fragmentos de seda original entre una tela de soporte y cubrirlos con una tela de protección cosiendo alrededor de los fragmentos con aguja curva e hilo de seda al tono.

La reunión de las tres franjas, el forrado y montaje se llevaron a cabo en la etapa final.

Para la exhibición se construyó una vitrina museológica con materiales seguros o de conservación y en plano inclinado.

La bandera fue colocada en la vitrina donde se exhibe en forma horizontal en un ángulo de 30 grados, además de disponer de un control de iluminación, humedad relativa y temperatura en la vitrina donde se expone al público.

Related posts

Tecnópolis: Más de dos millones de personas visitaron una nueva edición 2023

MIRÁ BUENOS AIRES

AMBA: Vuelos afectados, calles anegadas y caída de árboles por tormentas

MIRÁ BUENOS AIRES

En un terreno que se encuentra en litigio se quedan sin casa propia a más de 50 familias

MIRÁ BUENOS AIRES