9 diciembre, 2022
  • Inicio
  • Salud
  • Se presentó un proyecto en la legislatura para instalar unidades de urgencia en las villas de CABA
Salud

Se presentó un proyecto en la legislatura para instalar unidades de urgencia en las villas de CABA

La legisladora María Rosa Muiños, presentó un proyecto de ley, para instalar unidades febriles de urgencia y aislamiento preventivo en las villas porteñas.

El proyecto de ley que presentó la legisladora del Frente de Todos, María Rosa Muiños, contempla la instalación de Unidades Febriles de Urgencia (UFU) y Unidades Transitorias de Aislamiento en villas y barrios vulnerables de la Ciudad de Buenos Aires.

Por otra parte, con este proyecto se busca evitar que personas posibles portadoras del virus ingresen de forma irrestricta a hospitales públicos del distrito y pudieran alterar las condiciones de asepsia del nosocomio, de los pacientes y del personal médico.

La idea de la legisladora es  poder atender la demanda de pacientes con síntomas asociados al Covid-19, que en los últimos días creció exponencialmente, y que requieran una primera instancia de aislamiento.

María Rosa Muiños, sostuvo que “Los habitantes de las villas y asentamientos están expuestos al contagio del virus debido a las condiciones de hacinamiento, falta de elementos de higiene y de recursos económicos, entre otras cuestiones que contribuyen a su propagación. Pero los casos se dispararon porque el Gobierno de la Ciudad llegó tarde”.

“La intervención en esos lugares requiere de inversión y la Ciudad no lo estaba haciendo. Empezó a hacerse cargo de la problemática una vez que la Nación activó el operativo DETeCTar. Hoy hay políticas activas en algunos sectores, gracias a esa medida conjunta que desplegó el Ministerio de Salud de la Nación” indicó la legisladora.

En este sentido, los fundamentos en que se basa el proyecto, y que lleva la firma de todos los compañeros del bloque del FdT, reza que “Desde la Legislatura queremos aportar al control de la propagación del virus en las villas. Por eso, proponemos la instalación de estas unidades que permitan la rápida detección y el aislamiento de los vecinos afectados, además de brindarles asistencia médica y contención”.

Debemos tomar como punto de partida al análisis, cabe considerar cómo han evolucionado los indicadores de pobreza a escala local desde el momento en que la CABA ha asumido el compromiso de adecuar sus políticas públicas a los ODS y metas de desarrollo en 2016 hasta 2019. Los hogares con ingresos bajo la línea de pobreza ascendieron desde representar el 12,7% del total en 2016 a 14,8% en 2019, y las personas comprendidas en los mismos se acercaron a casi el 20% de la población.

Si bien los indigentes también crecieron hasta representar en 2019 el 4% de los hogares y el 5,5% de las personas. En términos absolutos, el total de hogares pobres aumentó de 166.000 en 2016 a 191.000 en 2019, incrementando su número en 25.000, y los hogares indigentes aumentaron de 44.000 a 51.000, es decir que en el mismo período hubo en CABA 7.000 hogares indigentes más. Si tomamos en consideración la cantidad de personas pobres e indigentes, en el tercer trimestre de 2019 un total de 595.000 eran pobres y 169.000 personas eran indigentes. Todo indica que los efectos del coronavirus sin duda están haciendo subir estos números en 2020 en territorio Nacional.

Cabe apuntar que el INDEC, al utilizar otra metodología y reconocer valores de canasta que emergen del relevamiento nacional, y no sólo de la CABA, proporciona resultados diferentes para las mismos indicadores y dominio geográfico Argentino.

Es importante destacar que las UFU tendrán que “contemplar las mismas funcionalidades y equipamiento que tienen aquellas emplazadas en los hospitales públicos del distrito: contar como mínimo con baños químicos y personal de limpieza; sistema de calefacción; y provisión de agua y de comidas indicadas según el horario, contemplando un menú alternativo sin TACC.

El sistema precario ocurre, no casualmente, debido a la dificultad de disponer de recursos económicos para obtener una vivienda en condiciones regulares y de satisfacer exigencias provenientes de una inexistente regulación del mercado inmobiliario en la Ciudad, lo que permite el alza constante de precios, y la aplicación de requisitos casi incumplibles para el acceso al alquiler o al crédito hipotecario bancario.
Una vez establecida la concentración de la población pobre en ciertas zonas urbanas donde la forma de habitar es más precaria, vale señalar que otra característica de los hogares más pobres se relaciona con la condición migratoria. La DGEyC del GCABA sobre la base de datos del Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas 2010 ya informaba años atrás que la proporción de extranjeros dentro de la población de villas era del 47,7 por ciento.
.
Según el Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina entre 2010 y 2016, el 26% de los hogares en villas y asentamientos tiene jefes de hogar migrantes de países limítrofes y Perú, lo que sólo sucede en 4% del resto de los hogares de la Ciudad. Adicionalmente otro segmento importante de los mismos corresponde a jefes de hogar que son migrantes de nuestro propio suelo. .

También deberán garantizar el traslado de las personas a hoteles o la vuelta a sus casas, en caso de ser necesario; y procurar el acceso a internet para facilitar el contacto con sus familiares mientras permanezcan en las unidades”.

 

Related posts

Por los casos de Coronavirus en Argentina, se reunieron funcionarios del Gobierno Nacional y de la Ciudad

MIRÁ BUENOS AIRES

CABA: En abril comienza la campaña de vacunación antigripal

MIRÁ BUENOS AIRES

El suicidio es la 2da causa de muerte entre los jóvenes

MIRÁ BUENOS AIRES