7 diciembre, 2022
Salud

¿Qué es “la copa menstrual”?

La copa menstrual fue creada en el año 1937, pero fue recién en los últimos años en que empezó a tener más notoriedad, especialmente cuando se empezó a saber de los beneficios que tiene.

Este dispositivo es una alternativa más sustentable, a diferencia de las toallitas femeninas o los tampones. Además de ser más higiénica y cómoda.

Una de las ventajas más sobresalientes es que al poder reutilizarla cuida más el medio ambiente.

En la actualidad ya se usa en 99 países, y se conocen 199 marcas de copas menstruales. Su costo varía desde menos de U$S 1 a U$S 47

Debido a que aún hay muchas inquietudes y dudas acerca de su uso, es que es necesario saber algunas cuestiones interesantes sobre la copa menstrual.

Una de las dudas que se presentan con más asiduidad es el material con que está hecha: su material es silicona o elastómero termoplástico, ya que debe ser flexible para poder ser introducida dentro de la vagina. Está libre de agentes que puedan perjudicar a la salud, es hipoalergénica, ni tiene su contenido ningún tipo de químicos.

Como no es como el tampón que absorbe la sangre, sino que la junta, luego de usarla, se quita, se lava con jabón antiséptico, se enjuaga con agua corriente, se seca y se puede volver a usar.

Puede durar hasta 10 años. Este es uno de los motivos del poco impacto ambiental que conlleva.

La Ginecóloga y Sexóloga, Sandra Magirena, (M.N 65130) explicó que es una forma interesante de que la mujer conozca su vagina y “aprenda a ponerse en contacto con su cuerpo y en especial con el ciclo menstrual”. Asimismo indicó que “no genera ningún tipo de inconvenientes a la salud sexual de las mujeres, ni complicaciones”.

Existen algunas diferencias con el tampón. Por ejemplo, la copa menstrual es mucho más económica, ya que como se puede reutilizar y tiene una duración de 10 años, su costo es apenas un 5% o 7% del costo de las toallitas o tampones. Por otro lado, no producen residuos de plástico.

Si pensamos en el punto de vista clínico, los investigadores creen que las copas menstruales son muy seguras, al igual que cualquier otro método de higiene femenina.

Limpiá adecuadamente tu copa menstrual, siguiendo estos 5 pasos:

Siempre lavate las manos, antes de manipular tu copa menstrual. Usá abundante agua y jabón (o alcohol en gel), para frotar tus manos durante al menos 40 segundos. Limpiá bien tus uñas, también. Remové la copa menstrual y vaciala Para sacarte la copa menstrual, tomá el agarre de la copa con los dedos, y pinchá la base de la copa (generalmente, hay unas marcas rugosas para evitar que resbale), tirando suavemente hacia afuera. La copa menstrual se manipula desde la base. Una vez fuera, vaciá la copa menstrual en el inodoro o la pileta del baño y dejá que corra el agua para enjuagar la sangre. Lavá la copa menstrual con agua tibia y, si es posible, con un poco de jabón suave. Llená la copa con agua tibia y un poco de jabón neutro, sin perfume y a base de agua, de ser posible. Podés usar los dedos para lavar la copa o un cepillo de dientes higienizado. Prestá atención al borde, ya que puede quedar allí atrapado sangre y bacterias. Usá agua potable (que se pueda beber) para la limpieza de tu copa menstrual. Limpiá bien los agujeros de la copa menstrual. Hay pequeños agujeros en la copa, alrededor del borde, y estos pueden obstruirse. Llená la copa con agua, tapá el extremo superior de la copa con una mano, y exprimí el agua por los agujeros. Si esto no funciona, podés usar un cepillo de dientes viejo (esterilizado) o un palillo de dientes, para limpiar bien los agujeros de la copa. Si has usado jabón, enjuagá bien la copa con agua corriente.
Repetí el paso 3, pero sin jabón, solo usá agua corriente. Asegurate de enjuagar bien la copa menstrual para eliminar cualquier resto de jabón. Y ¡Listo! Podés volver a insertar la copa menstrual.

Si no estás en casa, y tenés que vaciar y limpiar tu copa menstrual en un baño público, podés llevarte una botella de agua (de beber) al baño, después de haberte lavado las manos. En caso de que no tengas agua a disposición, podés simplemente usar papel higiénico para limpiar el interior de tu copa.

Para tener en cuenta: Hay que saber que tenés que esterilizar tu copa menstrual antes de usarla por primera vez, así como al inicio y al final de cada período. Al esterilizar tu copa, eliminás cualquier bacteria y así, su uso será seguro e higiénico.

Para esterilizar tu copa menstrual hay dos métodos distintos y muy sencillos, válido para todas las marcas que encuentres. Antes de empezar la esterilización, vaciá la copa de su contenido y limpiala, siguiendo los pasos anteriores.

Esterilizar la copa menstrual con agua hirviendo. Colocá tu copa menstrual en una olla limpia con agua hirviendo, de unos 3 a 5 minutos (no te pases de los 5 minutos, ya que el material podría fundirse). Usá de preferencia una olla en acero inoxidable – y si es posible, que se use únicamente para esterilizar tu copa. Fijate que haya suficiente agua para sumergir completamente la copa menstrual. Sacá la copa del agua con cuidado, con alguna pinza limpia. Dejala secar al aire libre o secala con una toalla limpia. Cuando esté seca, guardá la copa en un recipiente transpirable (como una bolsa en tela de algodón), antes del próximo uso. Según cuatro estudios realizados a 507 mujeres en total, este producto no daña la flora vaginal, ni produce problemas ni en la vagina ni el cuello del útero.

Además  de todo lo expuesto hasta acá, la copa menstrual es atóxica, beneficia el pH de la vagina, su duración puede ser de hasta 12 horas ininterrumpidas, es ecológica, y se puede usar durante la noche, en las horas de sueño.

 

 

Related posts

Nuevos estudios revelan que fumar 5 cigarrillos es tan perjudicial como fumar 20

MIRÁ BUENOS AIRES

Pandemia: 7 de cada 10 niños, dijeron estar tristes y enojados

MIRÁ BUENOS AIRES

Es posible que en el mes de septiembre vacunarán a jóvenes sin comorbilidades

MIRÁ BUENOS AIRES