Plaza Congreso y la renovación de su pensador

0
156

La estatua clásica de Plaza Congreso fue modificada. El pensador que todos los contemplaba desde su posición fue renovada y luce un nuevo pedestal. Los detalles, en esta nota.

El pensador de Rodin tiene una historia particular. En el tumulto cotidiano de la Plaza Congreso suele pasar desapercibido. Sin embargo el siempre está ahí, contemplándolo todo desde la posición reflexiva.

Desde hace unos días el Pensador de Plaza Congreso fue reparado y reinstalado en una base de un metro más alta para que se pueda apreciar mejor y con mayor perspectiva.

En el proyecto participaron el Museo Rodin y hasta descendientes franceses del célebre artista.

La obra fue una creación del prestigioso artista francés Auguste Rodin. Durante muchos años lucio  descolorida, desgastada por el paso del tiempo y nadie reparaba en ella. Sin embargo no dejaba de ser un icono  más de una de las Plazas más populares de la Ciudad.

La célebre estatua fue retirada para su limpieza y mantenimiento y simultáneamente su pedestal fue elevado un metro para que la obra se pueda apreciara mejor y con mayor perspectiva.

A fines de mayo la misma fue removida de su lugar habitual y fue trasladada al Monumento y Obras de Arte de la Ciudad donde se realizó una limpieza superficial para retirar excedente de cera y suciedad acumulada, y se le reemplazaron los anclajes conservando la configuración original.

El proyecto se realizó con el acuerdo y la supervisión de la Comisión Nacional de Monumentos, de Lugares y de Bienes Históricos que preside Teresa Anchorena.

Se firmó además un Convenio de Cooperación entre el Ministerio de Ambiente y Espacio Público, el Ministerio de Cultura de la Nación, la Embajada de la República de Francia en Argentina, la Comisión Nacional de Monumentos, la Dirección General de Espacios Verdes y el Instituto de Francia en Argentina, que permitió contar con el asesoramiento del Museo Rodin y del restaurador de bronces Antoine Amarger.

“Duplicamos la altura del pedestal para que se pueda apreciar mejor y con mayor perspectiva. El Pensador es uno de nuestros mayores tesoros. Todos los años revisamos y arreglamos los monumentos de la Ciudad para que los vecinos los puedan descubrir y disfrutar”, explicó Eduardo Macchiavelli, ministro de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad

Detrás de la imagen poco colorida y desabrida por el descuido de años se oculta una de las historias más fabulosas de la Ciudad.

El Pensador fue creado en 1880 como parte del conjunto escultórico Las puertas del infierno, basado en la Divina Comedia del poeta italiano Dante Alighieri.

En 1904, el artista realizó una ampliación de la obra y fundió ocho pensadores del mismo molde inicial, incluso con su firma. El entonces director del Museo Nacional de Bellas Artes, Eduardo Schiaffino, acordó con el propio Rodin la compra de uno de esos ejemplares que llegó a Buenos Aires en 1907 y fue inaugurada la Plaza del Congreso en 1910.